1926

Historia

Joaquín Rodríguez, joven inmigrante español llegado a principios del siglo XX, luego de algunos años establecido en la Argentina, comienza independizándose realizando un reparto de dulce de leche con un vehículo que había logrado adquirir. Esto le permite relacionarse y cosechar amigos, que luego, sin darse cuenta, serían sus socios en un emprendimiento para producir dulce de leche. Doce socios componían esta empresa que se consolidó en el tiempo, pero en la que luego, Don Joaquín, cedería sus acciones a su primogénito Ernesto Luis Rodríguez para continuar con su tarea.

Habiendo pasado el tiempo, con temperamento independiente, Ernesto (padre) abre su propia fábrica de dulce de leche obteniendo un producto de excelente calidad para proveer a la industria alimenticia.

Gracias al constante crecimiento se incorporan a la fábrica dos de sus hijos, Hugo y Ernesto, quienes acompañan a su padre en el desarrollo de la compañía con la consigna de lograr los mejores lácteos. Convirtiéndose así en Ernesto Rodríguez e Hijos S.A.

Hoy la empresa está dirigida por Ernesto Rodríguez (h), con la misma fuerza y determinación de siempre.

1960

Historia

Joaquín Rodríguez, joven inmigrante español llegado a principios del siglo XX, luego de algunos años establecido en la Argentina, comienza independizándose realizando un reparto de dulce de leche con un vehículo que había logrado adquirir. Esto le permite relacionarse y cosechar amigos, que luego, sin darse cuenta, serían sus socios en un emprendimiento para producir dulce de leche. Doce socios componían esta empresa que se consolidó en el tiempo, pero en la que luego, Don Joaquín, cedería sus acciones a su primogénito Ernesto Luis Rodríguez para continuar con su tarea.

Habiendo pasado el tiempo, con temperamento independiente, Ernesto (padre) abre su propia fábrica de dulce de leche obteniendo un producto de excelente calidad para proveer a la industria alimenticia.

Gracias al constante crecimiento se incorporan a la fábrica dos de sus hijos, Hugo y Ernesto, quienes acompañan a su padre en el desarrollo de la compañía con la consigna de lograr los mejores lácteos. Convirtiéndose así en Ernesto Rodríguez e Hijos S.A.

Hoy la empresa está dirigida por Ernesto Rodríguez (h), con la misma fuerza y determinación de siempre.

1981

Historia

Joaquín Rodríguez, joven inmigrante español llegado a principios del siglo XX, luego de algunos años establecido en la Argentina, comienza independizándose realizando un reparto de dulce de leche con un vehículo que había logrado adquirir. Esto le permite relacionarse y cosechar amigos, que luego, sin darse cuenta, serían sus socios en un emprendimiento para producir dulce de leche. Doce socios componían esta empresa que se consolidó en el tiempo, pero en la que luego, Don Joaquín, cedería sus acciones a su primogénito Ernesto Luis Rodríguez para continuar con su tarea.

Habiendo pasado el tiempo, con temperamento independiente, Ernesto (padre) abre su propia fábrica de dulce de leche obteniendo un producto de excelente calidad para proveer a la industria alimenticia.

Gracias al constante crecimiento se incorporan a la fábrica dos de sus hijos, Hugo y Ernesto, quienes acompañan a su padre en el desarrollo de la compañía con la consigna de lograr los mejores lácteos. Convirtiéndose así en Ernesto Rodríguez e Hijos S.A.

Hoy la empresa está dirigida por Ernesto Rodríguez (h), con la misma fuerza y determinación de siempre.

1990

Historia

Joaquín Rodríguez, joven inmigrante español llegado a principios del siglo XX, luego de algunos años establecido en la Argentina, comienza independizándose realizando un reparto de dulce de leche con un vehículo que había logrado adquirir. Esto le permite relacionarse y cosechar amigos, que luego, sin darse cuenta, serían sus socios en un emprendimiento para producir dulce de leche. Doce socios componían esta empresa que se consolidó en el tiempo, pero en la que luego, Don Joaquín, cedería sus acciones a su primogénito Ernesto Luis Rodríguez para continuar con su tarea.

Habiendo pasado el tiempo, con temperamento independiente, Ernesto (padre) abre su propia fábrica de dulce de leche obteniendo un producto de excelente calidad para proveer a la industria alimenticia.

Gracias al constante crecimiento se incorporan a la fábrica dos de sus hijos, Hugo y Ernesto, quienes acompañan a su padre en el desarrollo de la compañía con la consigna de lograr los mejores lácteos. Convirtiéndose así en Ernesto Rodríguez e Hijos S.A.

Hoy la empresa está dirigida por Ernesto Rodríguez (h), con la misma fuerza y determinación de siempre.

2002

Historia

Joaquín Rodríguez, joven inmigrante español llegado a principios del siglo XX, luego de algunos años establecido en la Argentina, comienza independizándose realizando un reparto de dulce de leche con un vehículo que había logrado adquirir. Esto le permite relacionarse y cosechar amigos, que luego, sin darse cuenta, serían sus socios en un emprendimiento para producir dulce de leche. Doce socios componían esta empresa que se consolidó en el tiempo, pero en la que luego, Don Joaquín, cedería sus acciones a su primogénito Ernesto Luis Rodríguez para continuar con su tarea.

Habiendo pasado el tiempo, con temperamento independiente, Ernesto (padre) abre su propia fábrica de dulce de leche obteniendo un producto de excelente calidad para proveer a la industria alimenticia.

Gracias al constante crecimiento se incorporan a la fábrica dos de sus hijos, Hugo y Ernesto, quienes acompañan a su padre en el desarrollo de la compañía con la consigna de lograr los mejores lácteos. Convirtiéndose así en Ernesto Rodríguez e Hijos S.A.

Hoy la empresa está dirigida por Ernesto Rodríguez (h), con la misma fuerza y determinación de siempre.

2013

Historia

Joaquín Rodríguez, joven inmigrante español llegado a principios del siglo XX, luego de algunos años establecido en la Argentina, comienza independizándose realizando un reparto de dulce de leche con un vehículo que había logrado adquirir. Esto le permite relacionarse y cosechar amigos, que luego, sin darse cuenta, serían sus socios en un emprendimiento para producir dulce de leche. Doce socios componían esta empresa que se consolidó en el tiempo, pero en la que luego, Don Joaquín, cedería sus acciones a su primogénito Ernesto Luis Rodríguez para continuar con su tarea.

Habiendo pasado el tiempo, con temperamento independiente, Ernesto (padre) abre su propia fábrica de dulce de leche obteniendo un producto de excelente calidad para proveer a la industria alimenticia.

Gracias al constante crecimiento se incorporan a la fábrica dos de sus hijos, Hugo y Ernesto, quienes acompañan a su padre en el desarrollo de la compañía con la consigna de lograr los mejores lácteos. Convirtiéndose así en Ernesto Rodríguez e Hijos S.A.

Hoy la empresa está dirigida por Ernesto Rodríguez (h), con la misma fuerza y determinación de siempre.

Joaquín Rodríguez, joven inmigrante español llegado a principios del siglo XX, luego de algunos años establecido en la Argentina, comienza independizándose realizando un reparto de dulce de leche con un vehículo que había logrado adquirir. Esto le permite relacionarse y cosechar amigos, que luego, sin darse cuenta, serían sus socios en un emprendimiento para producir dulce de leche. Doce socios componían esta empresa que se consolidó en el tiempo, pero en la que luego, Don Joaquín, cedería sus acciones a su primogénito Ernesto Luis Rodríguez para continuar con su tarea.

Habiendo pasado el tiempo y con el temperamento independiente de Ernesto, abre su propia fábrica de dulce de leche obteniendo un producto de excelente calidad para proveer a la industria de la repostería.

Gracias al constante crecimiento se incorporan a la fábrica dos de sus hijos, Hugo y Ernesto, quienes acompañan a su padre en el desarrollo de la compañía, convirtiéndose así en Ernesto Rodríguez e Hijos S.A., con la consigna de lograr el mejor dulce de leche.

Hoy la empresa está dirigida por Ernesto Rodríguez (h), con la misma fuerza y determinación de siempre.